Ir al contenido principal

A la tarjeta de crédito

Pequeño homenaje a quien nos ayudará a pasar estas navidades con la Paz y Felicidad que todos nos deseamos.
Va por la tarjeta, señores!!!!

Comentarios

sedemiuqse ha dicho que…
Muy bueno.
besos y amor
je
Anónimo ha dicho que…
¡Arde Grecia! ¡Arden hasta los bancos!

¡Qué poco crédito tienen los responsables de la crisis mundial, según los griegos, quienes se manifiestan día sí y día también en dicho país!

Tres de cada diez jóvenes no tienen trabajo. A la muerte de un chaval de 15 años, a manos de un policía que le disparó una bala en el pecho, se une el descontento general por los efectos de la crisis económica. Es lo que declaran miles de personas en las calles.

El epicentro del descontento se organiza en las universidades. Los presentan como anarquistas y violentos, sin embargo yo he visto que muchas de esas personas sólo llevan una vela encendida en la mano.
Ramón Villaplana ha dicho que…
cuidado que las carga el diablo!!
Anónimo ha dicho que…
¿Qué carga el diablo: las velas o las pistolas?
Oz Vega ha dicho que…
Jejejejeej
Por estos dias son los que verdaderamente tiene el control... no puede ser mejor homenajeado!
Amigo.... me he recorrido todo tu trabajo y de verdad me ha encantado la tecnica de la acuarela que usas...especialmente en los toros y en la señora Baras. ... es tan simple pero tan completa....
he impreso una rosa y la he pegado en mi pared que creia no aguantar un dibujo mas.... espero que no cuente como piratería.
saludos amigo... que HONOR poder pasarme por aqui
Oz Vega ha dicho que…
y creo que el diablo carga ambas... pistolas y tarjetas... y carga las cuentas que me llegan por las segundas....
Gustavo Pinela. ha dicho que…
(que pereza da poner el código para dejar comentarios). Aquí, en Madrid, el monumento deberían hacerselo a los parquimetros.
Anónimo ha dicho que…
Antes de nada, decir que a mi tarjeta yo no le puedo poner ni un monumento, no me da ni para comprar una pincelada de tanto arte que hay en el mundo y en este blog particularmente. Lo siento...

A pesar de ello, intento mantener la mente lo más despierta posible, leyendo noticias, buena fuente de inspiración con tanta crisis. Es extraño, pero cada día que pasa, encuentro más emocionante bucear en los periódicos, hasta en los más rastreros. Hoy me he despertado con este titular:

"Los trabajadores de Zincsa en Cartagena han quemado, a las 9 de la mañana, la antigua nave del polígono industrial, finalmente han acabado destrozando el mobiliario de las oficinas y el aparatito para fichar la hora de la entrada y salida del curro".

¿Qué me ha llamado la atención? Primero, el hecho de que los medios de comunicación no hablen de los trabajadores de Zincsa como "los antisistema", en sentido peyorativo... Entonces, me pregunto: ¿por qué se demoniza a los jóvenes y no a los trabajadores ante tales destrozos? ¿Será porque muchos jóvenes no tienen ni tarjeta de crédito?, digo yo. ¿O es que no se manifiestan todos contra este sistema de injusticias?

¿NO HAY FUTURO?, es posible que cada vez más personas lo vean así, independientemente de su edad, ¿una simpleza de discurso?.

De todas formas, para no pecar de mucha ingenuidad, y leyendo atentamente muchos comentarios, se me ocurre que entre tanta rosa y capullo, la democracia cristiana quiere volver a gobernar en España. En Murcia, de momento, van servidos y nadie ha quemado el Palacio de S. Esteban o la Asamblea Regional, a pesar de que cada día tenemos 150 parados más.

Para ampliar horizontes en los análisis, más allá de las rosas y los capullos, no os perdáis "Il Divo", un film esclarecedor que se estrena estos días en España.

"La mafia goza de muy buena salud..."

¡Ay!, las complejas relaciones entre la mafia, el Vaticano, los democristianos y asuntos muy turbios relacionados con el terrorismo.

"Il divo", la biografía de Giulio Andreotti, un animal político muy peligroso

Miércoles, 10 de Diciembre de 2008

Querido diario:

Ni siquiera una mente privilegiada como la mía es capaz de seguir los sucesos italianos, así que le he escrito a mi tío Anibal, antes de comerme “Il divo” que se estrena esta semana….

En el año 1999 el mafioso arrepentido Tomasso Buscetta, en el programa de protección de testigos de Estados Unidos, con nombre y rostro nuevos, declaraba que «La mafia goza de buena salud, ahora es más lista, ha aprendido de la experiencia y ha emprendido una nueva ‘vida”.

Se refería a la prescripción de delitos para Andreotti por los cargos de pertenecer a la mafia e instigar al asesinato de un periodista italiano. Busceta tenía razón, “Gomorra” lo prueba y la situación de la política italiana lo corrobora.

Giulio Andreotti ha sido el político más longevo y uno de los más corruptos del siglo pasado. La II Guerra Mundial encontró al jóven católico de misa diaria en su ciudad natal, Roma, protegido por las paredes del Vaticano y de su biblioteca, donde fue “captado” para formar parte del nuevo partido de la Democracia Cristiana.

Era un hombrecito escuálido y jorobado, listo, cabello negro espeso y orejas triangulares que le sobresalían de la cabeza como las de un murciélago, bendición para los caricaturistas de dos generaciones. Eran un soporte inamovible para sostener las gafas de cristales gruesos que terminaban de darle el aire de un ratón de biblioteca y sacristía. A la sombra del fundador del partido, ascendió a tal velocidad que en 1947, cuando sólo tenía veintiocho años, fue nombrado ministro por primera vez.

En los años cincuenta y sesenta fue miembro de todos los gobiernos, pero no conseguía llegar a primer ministro, porque su familia de la DC era pequeña. Le faltaba una base electoral más amplia, más “clientes”, y se dió cuenta de que de seguir así, nunca llegaría a encabezar el gobierno. La ambición desbordó al pequeño asceta y sólo vió una manera de ampliar su base electoral: Sicilia y el Mezzogiorno.

Sicilia le garantizó a Andreotti el primero de sus siete mandatos como primer ministro y fue la base de su poder, a costa de corromper todo y a todos, comenzando por él mismo. En los años “dorados” de Andreotti se tejieron las tramas que arruinarían a Italia hasta hoy.

El secuestro de su jefe Aldo Moro y su posterior asesinato concentró muchas opiniones sobre que Andreotti había disfrazado de intransigencia su inactividad, como si defendiera el Estado negándose a pactar con el terrorismo, cuando en realidad había evaluado la jugada como beneficiosa para él. Moro poseía información que le relacionaba con el uso de dinero público para intereses privados de sus amigos mafiosos.

Luego empezaron a ocurrir otras cosas. Un año después del asesinato de Moro, encontraron muerto de un disparo en una calle de Roma a un periodista llamado Pecorelli. Estaba a punto de publicar un artículo sobre Andreotti como sucesor de Moro. Un nuevo Papa, que tenía intención de limpiar las finanzas del Vaticano, apareció muerto en su cama de las habitaciones papales un mes después de su elección. El siguiente Papa fue herido de un disparo en la plaza de San Pedro tres años más tarde. La banca vaticana estaba en ese momento en gigantesca quiebra, y al síndico de la banca de Milán que la había ocasionado, designado por el gobierno, lo habían matado de un tiro en la calle.

Un avión de pasajeros italiano que volaba de Génova a Palermo con ochenta y nueve personas a bordo fue abatido sobre el Mediterráneo, y nunca se identificó el origen del misil. Una bomba mató a ochenta y cinco personas en la estación de Bolonia. Se descubrió una logia masónica secreta que planeaba un golpe de Estado. Entre sus miembros se contaban docenas de líderes políticos, magistrados, jefes de las fuerzas armadas y personal del servicio secreto, periodistas y propietarios de medios de comunicación. Al general que había eliminado el terrorismo de izquierdas le enviaron a Palermo, y menos de tres meses después él y su mujer eran asesinados. En un par de años, cientos y cientos de personas murieron en tiroteos en Nápoles y Palermo.

Fue entonces cuando se produjo otra bancarrota aún mayor en Milán, la peor del mundo desde la guerra, y a su responsable lo encontraron colgando del puente de Blackfriars en Londres. A su mentor, Michele Sindona, el artífice de la quiebra anterior, lo hallaron muerto por envenenamiento con estricnina en su celda de una prisión de alta seguridad, a las pocas horas de ingresar tras ser extraditado desde Estados Unidos. Otra bomba mató a dieciocho personas en el tren Nápoles-Milán. En un coche aparcado en Nápoles encontraron la cabeza cortada de un abogado. Y así siguieron las cosas con Andreotti disfrutando de todo el poder y toda la influencia que le ofrecía la mafia siciliana cada vez que necesitaba un favor o silenciar a gente incómoda.

En 1980 la “cosa nostra” mató a un hombre de Andreotti y este viajó en secreto a Palermo para pedir explicaciones a sus “amigos”. El capo de la mafia le recibió a gritos: «En Sicilia nosotros damos las órdenes. Y si no quieres que la DC desaparezca de la faz de la tierra, harás lo que te digamos. O te retiraremos los votos. No sólo en Sicilia sino también en Reggio Calabria y en todo el sur de Italia. Sólo podrás contar con los votos del norte, y allí sólo votan a los comunistas. A ver cómo te las arreglas.

Andreotti a esas alturas ya había comprado y vendido todo tipo de favores, había desviado dinero público y había “engrasado” los negocios hasta convertir a Italia en la primera productora y consumidora de cemento del mundo en aquellos años. Pudo retrasar la acción de los pocos hombres honestos que se hallaban en la Justicia italiana, pero no detenerlos a todos. Varios capos mafiosos se enfrentaron a acusaciones por distintas causas y la mafia pidió que la tranquilizaran garantizando que no se llegaría hasta el final.

En 1987 se produjo el beso entre Giulio andreotti y Totó riina, el padrino de la mafia siciliana que asesinó a todos los capos para preparar la organización para el mundo global. Jueces, policías y abogados desaparecían bajo las balas y las bomas pero los casos judiciales continuaban con la lentitud exasperante que tienen para los que los sufren. A ojos de la mafia los democristianos no parecían estar haciendo nada para impedir o entorpecer el gran juicio. Ellos no les habían regalado votos para que no hicieran nada. En la tarde de El Beso, Andreotti tuvo que responder de ello ante Totó Riina. La Cosa Nostra exigía que la dejaran en paz pero Andreotti no pudo.

Cuando estaba listo para saltar a la presidencia de Italia, la mafia asesinó a su hombre en Palermo, que era la manera de decirle que se había acabado su apoyo. Acurrucado dentro de un grueso abrigo, Andreotti asistió al funeral y parecía una vieja tortuga a punto de retraerse al interior de su caparazón.

Para darle una lección a la DC, la mafia había ordenado un vuelco de los votos en las elecciones de 1987. Todos los candidatos apoyados por la Cosa Nostra salieron elegidos y, mientras que el voto de la DC aumentaba en el resto de Italia, en Palermo cayó en picado: en algunos colegios electorales del centro de la ciudad bajó a menos de la mitad. Para Andreotti, cuyo poder se basaba en su fuerza electoral en Sicilia fue el atisbo de un posible futuro que se concretó en las siguientes, en 1992, que fueron un desastre para los partidos en el gobierno. La DC obtuvo el menor porcentaje de votos de su historia, y el pacto para que Andreotti fuese presidente se vino abajo. Con los nervios de punta por el vínculo constante que los medios de comunicación establecían entre su nombre y el de la última víctima de la Cosa Nostra, significó que la única cosa que siempre había deseado y nunca había podido conseguir se le escapaba para siempre: la presidencia de Italia.

Le nombraron senador vitalicio como premio de consolación, «por sus distinguidos servicios a la República». Pero no ser presidente ya no era lo peor. La justicia seguía su marcha dejando cadáveres con toga por todas partes.

En 1993, sin contacto entre sí, a salvo en sus casas secretas de Italia y Norteamérica, todos los hombres de honor empezaron a hablar por primera vez de Giulio Andreotti.

Entre el inicio del juicio en Palermo por asociación mafiosa y el inicio del juicio en Perugia por la muerte del periodista, su Santidad el papa Juan Pablo II tuvo tiempo de estrechar fervientemente las manos de Andreotti en una ocasión muy fotografiada que la prensa calificó de «casi un abrazo». Pareció que la atención de Su Santidad animaba al ex primer ministro, pero un estudiante le echó en cara al Papa el gesto desde el púlpito de San Pedro; era la primera vez en setecientos años que alguien desafiaba a un Papa en su propia iglesia.

Las relaciones entre el senador Andreotti y la Cosa Nostra duraron desde 1978 por lo menos hasta 1992, y pueden confirmar materialmente el cargo de miembro de una organización mafiosa, pero el 26 de septiembre de 1999, Giulio Andreotti fue absuelto en Perugia de conspiración para asesinar a Mino Pecorelli. Un mes después, el juez de Palermo le absolvió igualmente del cargo de complicidad con la Cosa Nostra.

En Palermo, el fiscal Guido Lo Forte dijo: «Hicimos todo lo que pensamos que humanamente podíamos hacer para descubrir la verdad». La víspera de la absolución de Andreotti, el juez del Tribunal Supremo Corrado Carnevale, a quien se investigaba por asociación con la mafia en Palermo, fue autorizado a volver a administrar justicia en nombre del pueblo italiano.

Pocas semanas después, un bloque de apartamentos de seis pisos construido hacía treinta años en el sur de Italia se derrumbó y mató a sesenta y siete personas. El día del funeral, el gobernador del Banco de Italia anunció que los ingresos per cápita en el sur eran un cuarenta y cinco por ciento más bajos que en el resto del país, y que el abismo social entre ambas Italias no hacía más que crecer.

La situación desde entonces ha ido cuesta abajo y las decisiones de los gobiernos de Silvio Berlusconi, enriquecido por la construcción de Milano 2, sin que nadie haya podido aún saber de donde procedió el dinero para la inversión, no parece dibujar un buen futuro para Italia. Los que amamos el pasado de Italia lo lamentamos.
Alvaro Peña ha dicho que…
gracias por vuestros comentarios.
Oz, por supuesto que puedes imprimir una rosa para ti, el problema viene, y te lo digo porque me está pasando, es que hay muchos amigos de lo ajeno, y en concreto de las imagenes ajenas, y eso no está bien.
Anónimo: tengo ya muchas ganas de sabes quien eres, veo que escribes ccon mucha asiduidad pero sin nombre.
Anónimo ha dicho que…
En la era de la sobreinformación, artistas y pensadores "subvierten" la idea tradicional de autor. Aparecen, entonces, hombres y mujeres sin atributos: personas anónimas que somos cada uno de nosotros y a la vez ninguno de nosotros. Muchos artistas, filósofos y antropólogos lo han entendido así.
KIKELIN ha dicho que…
Jajaja, que buena idea de monumento, y por adelantado.
Esperemos que no nos sangren mucho.
Saludos!
Valentin ha dicho que…
si la tarjeta de crédito es bueno usarla, lo malo es a la hora de pagar las cuotas. Saludos desde Lima, Perú
Alvaro Peña ha dicho que…
kikelin: creo que gracias a ella muchas familias van a poder pasar una buena navidad. Saludos
Gracias Valentin por tu visita a mi blog Voy a ver el tuyo ahora mismo
superior ha dicho que…
Read your article, if I just would say: very good, it is somewhat insufficient, but I am still tempted to say: really good!
runescape gold

Entradas populares de este blog

Sueño

"Sueño" de mi moleskine de trabajo

II Encuentro de Pintura al vino

Este sábado, 24 de noviembre se ha celebrado el II Encuentro de Pintura al Vino en le Palacete de la Seda y organizado por la Asociación de Críticos de Arte de la Región de Murcia, en donde 23 artistas de las diferentes galerias de Murcia hemos participado realizando obras en donde el vino es el componente principal

LAS SOMBRAS PERFUMADAS / ALVARO PEÑA

Exposición en Orihuela, Museo San Juan de Dios, inauguración de la Noche de los Museos
12 de mayo de 2017
https://www.youtube.com/watch?v=IqugwgBTxjc