Ir al contenido principal

Proceso de creación de una página

Os explico en tres pasos como realizo una de las páginas de uno de los comics de los Peregrinicos.
En una primera fase, hago un boceto rápido a lapiz organizando la página tal y como ya tengo pensado previamente.
A continuación procedo al entintado de la página, cubriendo los negros según los primeros bocetos,y en una tercera fase pasaría a color la página mediante photoshop.

Comentarios

Jota Ele ha dicho que…
Estupenda explicación sobre el proceso creativo de tu trabajo, Álvaro.

Siento envidia de no poseer el talento para el dibujo y la pintura que tu atesoras.

No cabe duda que es un don de Díos.

Un abrazo.
Es estupendo enseñar y encima divirtiendo.

Gracias pòr compartir.

Un abrazo, Montserrat
Oz Vega ha dicho que…
Algún dia espero hacer algo así de bueno!.... tu calidad es impresionante... aunque eso ya te lo he dicho aqui muchas veces.
Saludos de Colombia Maestro
tejedora ha dicho que…
Me parece interesante este post –ya nos avanzaste algo hace poco-. Muchas gracias por compartirlo con nosotros.
Dominas bien el photoshop. Yo me lo he bajado y hay que tener mucha paciencia. Me hace falta un buen tutorial.
¿Este año vas a hacer aquello del año pasado que se llamaba algo así como “Los domingos sofá”? Recuerdo que me encantaba mucho.
Un abrazo, Álvaro.
cabap ha dicho que…
Great job my friend,
jan :)
cabopá ha dicho que…
Me encanta como nos lo cuentas, erees un genio con los lapices y los pinceles....
Para cuando la acuarela-cabopá...?
je,je,que llega el verano..
Besicos.
F.M.Marrouch ha dicho que…
Hola Alvaro, muy interesante ver como trabajas, una pregunta ¿que tamaños tiene la hoja?.
Veo que sigues a tope en tu trabajo de ilustrador pero que aún tienes tiempo para hacer algunas acuarelas magníficas como la de la casa con palmera , que para mi es uno de tus mejores trabajos, me encanta.
saludos.
Rosa Cáceres ha dicho que…
Magnífica explicación, paso a paso. Una entrada muy didáctica para los dibujantes bisoños.

Entradas populares de este blog

Sueño

"Sueño" de mi moleskine de trabajo

ABRACADABRA DE AlVARO PEÑA EN EL REAL CASINO DE MURCIA

A.Ganuza para la Opinión de Murcia:
Acrílicos, magia e identidad
Álvaro Peña presenta en el Real Casino de Murcia 'Abracadabra', una colección de 23 piezas que abre una nueva etapa en la trayectoria del pintor
Se trata de una muestra cargada de dinamismo que pretende «provocar» al espectador
Lo más difícil para los que se dedican al arte –en cualquiera de sus formas– es la firma. Pero no la signatura propiamente dicha de la obra, sino esa asignación casi mágica que se hace entre una pieza y su autor; ese estilo inconfundible, propio, que es un identificador casi tan certero como la impresión del nombre del artista sobre el lienzo.
Álvaro Peña inaugura en el Real Casino de Murcia su nueva colección, Abracadabra, y aunque no se refiera con el título a ese vínculo entre identidad y voz pintada que se describe en el primer párrafo de este texto –sino a la comunicación de las obras con el espectador–, no hay duda de que el pintor murciano ha logrado esa firma, ese yo pic…

LA POETICA DEL SIGNO. CRITICA DE ARTE

ĹA POETICA DEL SIGNO
de Pedro Manzano
Fue el crítico Michel Tapié quién etiquetó por primera vez el Informalismo. Una denominación introducida en 1951 con motivo de las exposiciones Véhémences Confrontées y Signifiants de L´informel, que permitiría designar a un grupo de pintores europeos y americanos: Riopelle, Fautrier, Dubuffet, Wols, Tápies, Pollock, Hartung o Guinovart…, entre otros, dotándolos de un nexo aglutinador. Un término complejo que integra ciertas ideas: el gusto por la materia, el trazo gestual, la búsqueda del sentido de lo espacial, la valoración del azar y la improvisación. Sin que resulten necesariamente excluyentes las referencias al mundo real o a la figuración. El Informalismo valora, sobre todo, la personalidad del artista y su posicionamiento en referencia a las técnicas y materiales empleados.
Aquellos logros del Informalismo han pervivido y mutado en la obra de un buen número de creadores. Y desde luego han sobrepasado ampliamente el siglo X…