Páginas

domingo, 31 de octubre de 2010

domingo, 17 de octubre de 2010

Aparecido en La Verdad

Este es el enlace donde se puede leer el artículo realizado sobre el libro EL NIÑO QUE LLEGÓ A SER UN GRAN PINTOR, RAMÓN GAYA. que ha sido publicado en el especial sobre este pintor del suplemento Ababol del periódico La Verdad:

El niño que llegó a ser un gran pintor, Ramón Gaya

domingo, 10 de octubre de 2010

Casa con acequia

Otro de los cuadros que me acaba de "montar" mi amigo Armando Castillo, que efectivamente es hermano de Rubén un gran escritor

Noticia aparecida en los medios

La figura de Ramón Gaya se acerca a los más pequeños a través de un cuento

Las ilustraciones son de Álvaro Peña y los textos de María Teresa Carretero
 La concejal Fátima Barnuevo asistió anoche a la presentación del cuento, editado por la Consejería de Educación, Formación y Empleo, 'El niño que llegó a ser un gran pintor: Ramón Gaya', escrito por la licenciada en Historia de España y en Historia del Arte, María Teresa Carretero, y con ilustraciones del pintor y humorista gráfico Álvaro Peña. El libro se completa con ejercicios y entretenimientos de María Belén Sánchez Luengo.
Tras la publicación sobre Francisco Salzillo (2007), José Moñino, Conde de Floridablanca (2008) y Carmen Conde (2009), Ramón Gaya continúa con la senda emprendida en la colección ‘El niño que llegó a ser’. De esta manera, colegios, institutos y bibliotecas de toda la Región tendrá la oportunidad de conocer mejor la trayectoria del Premio Velázquez 2002.

sábado, 9 de octubre de 2010

Mi ultimo cuadro

Mi último cuadro. Me lo acaba de enviar enmarcado mi buen amigo Armando Castillo.
Un abrazo y gracias!!!!

domingo, 3 de octubre de 2010

Presentación del libro: EL NIÑO QUE LLEGÓ A SER UN GRAN PINTOR, RAMÓN GAYA

Este viernes 8 de octubre, a las 20 horas se presenta en el Museo Ramón Gaya el libro EL NIÑO QUE LLEGÓ A SER UN GRAN PINTOR, editado por la Consejería de Educación y escito por María Teresa Carretero, las ilustraciones las he realizado yo.
Me han asegurado en la Consejería que querían llevar libros para regalar a los asistentes